Blog

El centro

En la cultura japonesa hay un concepto que aprendí hace unos años leyendo un libro que me marcó: El libro del Hara de Osho. Ese concepto se llama Hara y se utiliza en las artes marciales. De ahí viene la palabra Harakiri, un golpe mortal que realizan los samuráis en el ritual que lleva el mismo nombre.

El Hara es tu centro energético, el lugar donde reside la energía de la vida y el poder personal. En Kundalini Yoga, la disciplina que practico, se le llama Nabhi, el punto de ombligo. No hablo del ombligo físico, sino de un punto que está justo unos centímetros por debajo de tu ombligo físico. 

Que importante es tener y reconocer tu propio centro. El ser humano nace con un centro, pero vive sin recordarlo. Ese centro es la conexión del ser con la existencia, es su raíz. Puedes vivir sin conocer tu centro, pero si no lo conoces llevarás una vida desarraigada, no sentirás el suelo, no tendrás hogar, tu vida no tendrá rumbo, carecerá de sentido y estará vacía.

Colocar el sol en el centro y quitar la tierra y la existencia humana de ese centro es un acto de magia negra de alto nivel de la orden jesuita para quitarte el poder divino que hay en ti. Te anularon tus sentidos desde pequeño para que no creas en ti, ni en lo que ves y sientes: que el agua siempre busca su nivel y que la tierra no se mueve. El geocentrismo te devuelve el poder, te devuelve tu centro y el lugar que te corresponde dentro de la creación. El heliocentrismo minimiza la existencia humana, te desorienta y la reduce a un mero accidente casual. Eres, te dicen desde pequeño, insignificante y vives en un globo que da vueltas sin sentido en un espacio infinito. Cuando rompes el hechizo se abre ante ti una nueva forma de ser y de estar en este reino. El camino de regreso siempre es hacia adentro. Y no hay atajos. 

«El hombre nace con un centro, pero no nace con el conocimiento de ese centro. Ese centro ha de adquirirse. Cuando conoces tu centro, tu vida se vuelve real«.

Osho

Cuando te pregunten, ¿qué te cambia que la tierra sea redonda, plana, hueca o cuadrada? 

Recorre tú ese camino espiritual interior y encontrarás la respuesta.

María Llompart

Otros artículos del blog

El poder del mantra

Todo en el universo está vibrando. Cada elemento del universo está en un estado constante de vibración, incluso aquellos objetos